Reglas en nuestro Hogar Montessori




Lo más alejado a la realidad es decir que en un hogar donde elegimos la crianza respetuosa y una filosofía Montessori, no hay reglas ni límites, por supuesto qué hay reglas y como padres queremos formar a un ser autónomo y con motivación interna de respetar a los otros, siempre por medio de la libertad pero dentro límites claros.


Un libro que me cambio la vida, es "El cerebro del niño: 12 estrategias revolucionarias para cultivar la mente en desarrollo de tu hijo" de Daniel J. Siegel, este libro me ayudó a comprender la naturaleza neurobiológica de los niños, y que la maduración y control de impulsos se da con los años

El cerebro superior que es el que da la gestión emocional y empatía no alcanza la madurez completa hasta… ¡¡¡Pasados los 20 años!!





Así que no espero que mi hija toddler sea “obediente” sin chistar, sin argumentar, yo quiero formar una niña consciente, autónoma y respetuosa por una motivación intrínseca y por medio del ejemplo en casa modelando situaciones sociales pueda aprender sobre la convivencia respetuosa tanto con otras personas como con los animales y la naturaleza.


Los niños están aprendiendo a ser humanos y hay que comprender su naturaleza humana, yo procuro no llenar mis reglas con NO puedes esto, NO debes otro, NO tienes que...


Y como familia cambiar la perspectiva dile a tu pequeño las cosas que si puede hacer, incluso puede equivocarse y puede volver a ti y a tus brazos cuando lo necesites.

No es necesario hacer una lista interminable de reglas, en realidad en mi hogar funciona, pocas reglas, pero claras y concisas, donde entran la mayoría de las situaciones del día a día.

También te dejo un PDF a descargable del marco en blanco para que puedas crear tus propias reglas de hogar.



1- Respetarte a uno mismo y confía en ti:

En esta regla entra el ver por nuestra salud, el autocuidado y las actividades del día a día, como lavarse los dientes, bañarse, ponerse crema corporal, comer alimentos que nutran, tomar agua, hacer ejercicio o mover tu cuerpo para hacerlo feliz.


También puede entrar la seguridad dentro del juego de riesgo o actividades donde se requiere estar alerta y seguir indicaciones , por ejemplo para cruzar la calle.


Entonces en lugar de regañarlo y gritar o ofrecer castigos o premios, cuando un niño no se quiere lavar los dientes, es importante recodarle que es parte de las reglas de la casa, respetar tu cuerpo y la salud de tus dientes y para que eso pase lavarse los dientes es muy importante.


Dentro de esta regla, yo agregue algo muy especial, el confiar en si mismo, en sus habilidades y capacidades. Si nosotros como padres les damos el regalo de la autonomía y el respeto a su propio desarrollo. Tu pequeño crecerá con mejor autoestima creyendo en si mismo.